¿Por qué los líderes despiertan filias y fobias?

Dicen los antropólogos que los primeros líderes fueron, en los orígenes del hombre, aquellos primates que sabían dónde estaba la comida o los lugares en donde el grupo podía sentirse seguro. Parece ser que estos primates avanzados (con más intuiciones, conocimientos o iniciativa que los demás) echaban a andar y los otros, simplemente, les seguían.

En Estratificación social y desigualdad (2010), Harold R. Kerbo explica que los primeros líderes eran eminentemente colaborativos y no conflictivos. Antes de la puesta en práctica de la agricultura, las tribus de aquellos seres humanos primitivos eran pequeñas, nómadas y con (dato muy importante) pocas pertenencias. Por tanto, los líderes del grupo no tenían más riquezas que otros y tenían un estatus sólo ligeramente superior que el resto del grupo. El mejor cazador o el mejor recolector era distinguido frente a los demás, pero esta distinción quedaba ahí, no pasaba a más.

Kerbo señala la importancia de revolución neolítica como fuente de la estratificación social. Llegó la especialización y el perfeccionamiento de los métodos de caza y de la producción agrícola. Esto trajo el asentamiento, la tribu sedentaria y la acumulación de bienes. Fue entonces cuando algunos individuos se quedaron al margen de la producción para ser líderes políticos y religiosos.

Líderes y estatus

El análisis de Kerbo nos hace pensar. Miles de años después el modelo continúa: un grupo perdido sigue a un individuo que cree saber dónde está la comida y una zona de seguridad. Y, a menudo, cuando damos un paso más allá en la especialización, ese líder se aleja de la producción y decide sugerir a los demás cómo se deben hacer las cosas. Acto seguido, muchos quieren imitarle.

Se produce, parafraseando el título de uno de los ensayos de Alain de Botton, una Ansiedad por el estatus.

Evidentemente, no voy a dar explicaciones simples a problemas complejos. Pero te hago esta reflexión de los primeros líderes de los asentamientos neolíticos para que comprendas por qué, por ejemplo, los denominados gurús de Internet (aquellos que han desarrollado su marca personal en señalar a los demás dónde está el camino) tienen, en muchos casos, tan mala fama.

Visionarios, afiliativos, tiranos

Hay un consenso generalizado en que el líder es el que influye y mueve a la acción (Alcat, 2011). Los líderes provocan sentimientos de aceptación o de rechazo. Esto es así desde la revolución neolítica, los primeros asentamientos, la acumulación de bienes y la implicación o no en los procesos de producción (Kerbo, 2003). Es inevitable, al hablar de los líderes (y más cuando éstos son políticos), pensar en el concepto “ansiedad por el estatus” (Botton, 2004).

Goleman, Boyatzis y McKee (2002) distinguen seis tipos de líderes:

  1. El visionario marca un objetivo y moviliza a los demás para que lo consigan
  2. El coach crea sinergias entre intereses colectivos y los personales, creando sinergias entre ambos
  3. El afiliativo establece relaciones
  4. El democrático basa su influencia en fomentar la participación, la transparencia y la horizontalidad
  5. El timonel corre riesgos en pos de ese objetivo pareciéndose, en esencia, al visionario
  6. El autoritario

Lussier y Achua (2000) señalan, por su parte, algunos de los rasgos de líderes efectivos: desean ser líderes, son enérgicos, tienen confianza en sí mismos y tienen poca necesidad de aceptación, tienen un autoconcepto claro, asumen el control de su destino, son estables, íntegros, inteligentes, flexibles y empáticos.

Bibliografía

  • LUSSIER, R. N.; ACHUA, C. F,: Liderazgo. Ed. Thomson Learning

(*) Gracias a Willy N’Sué Obama por descubrirme a Kerbo y de Botton.

Descarga gratis y sin formularios Comunicación corporativa. Guía de Supervivencia

Etiquetas:

5 pensamientos sobre “¿Por qué los líderes despiertan filias y fobias?”

  1. Muy buen artículo, me ha gustado mucho. Es más, esta muy bien explicado, haciendo hincapié cómo la forma en la que se vivía al principio y ahora, han hecho que los líderes hayan cambiado.

  2. Pingback: ¿De qué hemos hablado los blogueros de protocolo esta semana? | PROTOCOL BLOGGERS POINT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *